Mi nombre completo es Miguel Angel González (Mike) Nací en el 1957, a la edad de 6 años tube mi primer par de palomas y desde entonces he sido aficionado a las palomas.
Digg  Sphinn  del.icio.us  Facebook  Mixx  Google  BlinkList  Furl  Live  Ma.gnolia  Netvouz  NewsVine  Pownce  Propeller  Reddit  Simpy  Slashdot  Spurl  StumbleUpon  TailRank  Technorati  TwitThis  YahooMyWeb
 

"CAPILLA LOFT" PROPIETARIO MIGUEL A. GONZALEZ. (MIKE).

 
 

El sorprendente sístema de defensa inmunológico.

EL SORPRENDENTE SISTEMA DE DEFENSA INMUNOLÓGICO

No importando que nuestras palomas estén esperando en las cestas para ser soltadas o solamente descansando en el palomar, ellas constantemente están expuestas a los gérmenes. Afortunadamente, el sistema inmunológico de ellas continuamente está alerta para combatir microbios extraños. El sistema inmunológico, el cual esta formado por extraordinarios tejidos, proteínas, órganos y células, protege diariamente a nuestras palomas de los gérmenes y los microorganismos. La mayor parte del tiempo, el sistema inmunológico realiza un impresionante trabajo para mantener a nuestras palomas sanas y prevenir las enfermedades. El sistema inmunológico es la protección de las palomas contra intrusos infecciosos. Con una serie de pasos llamados respuesta inmune, el sistema inmune ataca a los organismos que invaden el cuerpo de nuestras palomas y que les causa infección.
Las células que son una parte de nuestras palomas y aseguran la organización, que llamamos sistema inmune, son las células de sangre blancas las cuales se llaman leucocitos o glóbulos blancos. Estos glóbulos blancos son producidos en la Bursa de Fabricius, timos y la medula del hueso. A estos se les llama los órganos linfa. Los glóbulos blancos se encuentran en los órganos linfa en forma de líneas llamadas sistema circulatorio linfático. Los glóbulos blancos también se desplazan a través de la sangre. De esta manera, el sistema inmunológico trabaja de un modo organizado para monitorear el cuerpo en busca de gérmenes.
Los dos órganos principales del sistema inmunológico son la Bursa de Fabricius (células B) y la glándula de timos (células T). La Bursa de Fabricius prevalece en los pichones y se encuentra cercas de la cloaca. Es el área donde las células B maduran. Gradualmente, al crecer los pichones y al madurar sexualmente, la Bursa de Fabricius se vuelve más pequeña y deja de funcionar. La glándula de timos se localiza en el pescuezo a un lado de la vena yugular y funciona a niveles altos en los pichones. Las células T comienzan como el mismo tipo de célula que las células B, pero se programan en los timos en vez de en la Bursa de Fabricius. Las células B y las T tienen que desempeñar tareas independientes. Las células B trabajan como lo hace una organización de servicio de inteligencia. Encontrando al enemigo y trasmitiendo esta información hacia la oficina central. Las células T son las guerreras, mandadas a destruir al enemigo. La célula T a veces la llamamos la célula eliminadora natural.
Por ejemplo, un germen que ataca a nuestras palomas lo llamamos antígen. Cuando la organización de inteligencia de nuestras palomas detecta un antígen, un equipo de células está para el reconocimiento y reaccionan al respecto. Esto provoca a las células B para fabricar anticuerpos. Los anticuerpos son específicamente proteínas que se bloquean sobre antigenes particulares para su destrucción. Una vez que las células B identifican antigenes específicos, estas desarrollan una memoria y rápidamente producen anticuerpos para la siguiente vez que un anticuerpo entre al cuerpo de la paloma. Los anticuerpos también pueden esparcir toxinas, venenos producidos por un organismo vivo, tales como gérmenes o patógenos. En adición, los anticuerpos son capaces de provocar un grupo de proteínas en la circulación de la sangre llamados “complementos”, trabajando junto con los anticuerpos ellos reconocen y atacan a células extrañas tales como las bacterias y los virus. Incluso a través de los anticuerpos pueden distinguir un antígen y encerrarse sobre el, ellas no son capaces de destruirlo sin ayuda. Las células T hacen parte del sistema para vencer los antigenes que han sido marcados por los anticuerpos. Las células T también mandaran señales a las células macrófago, para que vengan y ayuden a hacer la tarea de destruir a los microorganismos invasores rodándolos, envolviéndolos y digiriéndolos. Su trabajo fundamental es combatir a los patógenos, (bacterias y virus) y asegurarse que el cuerpo responda apropiadamente a tipos específicos de invasores.
El sistema inmune les ofrece a nuestras palomas un mecanismo de defensa asombroso en contra de las enfermedades. Esta defensa pone la inmunidad. Nuestras palomas tienen tres formas de inmunidad, la innata, la adaptiva y la pasiva.
Todas nuestras palomas nacen con inmunidad innata, una forma de protección amplia que nuestras palomas tienen. La inmunidad innata consiste en barreras del cuerpo internas y externas; tales como la piel, las plumas y las capas de mucosidad en la nariz, la garganta y los ojos. Esta es la primera línea de protección para prevenir la entrada de organismos invasores a nuestras palomas. Cuando un germen pasa las barreras externas, es buscado por otras partes del sistema inmune.
El segundo tipo de defensa se llama adaptiva o inmunidad adquirida. Esta forma de inmunidad se desarrolla en nuestras palomas durante su vida. La inmunidad adaptiva incluye los linfocitos. Este tipo de inmunidad se convierte más resistente ya que nuestras palomas están expuestas a los gérmenes o se vuelven inmunes. Los linfocitos es un tipo especial de células de sangre blancas. Los linfocitos B (también llamados células B) producen anticuerpos. Estos anticuerpos se pegan a un antígen específico y facilitan el trabajo para que los macrófagos destruyan el antígen. Los linfocitos T (células T) atacan a los antigenes directamente, y proveen control de respuesta inmune.
El último tipo es la inmunidad pasiva la cual se consigue con una fuente alternativa y dura por un tiempo limitado. Un ejemplo son los anticuerpos en el liquido del huevo el cual provee al recién nacido una inmunidad temporal a las enfermedades a la que los padres han estado expuestos. Esto ayuda a proteger a nuestros pichones en contra de las infecciones durante los primeros días de sus vidas.
Cuando nuestras palomas se van haciendo viejas, ellas típicamente se hacen inmunes contra más enfermedades ya que su sistema inmunológico ha tenido contacto con más y más gérmenes. Es por esto que la tendencia es que nuestras palomas adultas desarrollen menos enfermedades que los pichones. Nuestras palomas todas son portadoras de muchos patógenos; ellos sobreviven en cantidades y son perjudiciales bajo algunas circunstancias de salud. Pero a menudo el sistema inmune decrece cuando nuestras palomas están en situaciones estresantes; tales como entrenando, compitiendo, criando, los pichones al destete y por un pobre mantenimiento del palomar, estas son los principales contribuidores que las acarrean a una infección.
Estos patógenos oportunistas quizás se multipliquen y nuestras palomas se vuelvan susceptibles para desarrollar enfermedades, especialmente cuando las palomas están estresadas. La fuerza del sistema inmunológico de nuestras palomas determina la habilidad de sus cuerpos para resistir las infecciones. Y si esta por debajo de su nivel optimo, ellas están más propensas a las enfermedades. Cuando nuestras palomas se enferman o tienen heridas físicas, el saludable sistema inmunológico asegura la recuperación más rápida posible. Cuando les agregamos vitaminas, minerales, comida, descanso y productos medicinales naturales, nosotros aumentamos la actividad y/o varios macrófagos, células B y T las cuales mantienen a nuestras palomas fuertes y sanas.
Adicionalmente la medicina alternativa quizás nos de la respuesta que necesitamos para completar y aumentar el sistema inmunológico, al ayudar a incrementarlo, con los componentes naturales el sistema inmunológico de nuestras palomas se activa y se eleva. El incremento natural de inmunidad y los antí patógenos naturales hacen un mejor trabajo para combatir los virus al que hacen los farmacéuticos. Los componentes naturales orgánicos que existen tienen una composición de un complejo químico. A diferencia de un farmacéutico dimensional que ataca a una señalada debilidad en el patógeno. Las pruebas de laboratorio nos muestran que muchas substancias naturales ayudan en la sanación, refuerzan el sistema inmunológico y frecuentemente son usadas como prevención contra las infecciones. Se ha encontrado que elevan el sistema inmunológico estimulando la reacción de las células T y B; adicionalmente son capaces de ayudar a activar los macrófagos que directamente están involucrados con la destrucción de los patógenos infecciosos. Además, las substancias naturales pueden alzar la producción de la interferona. La interferona es una proteína liberada por las células infectadas por el virus que protegen los tejidos de las células no infectadas para que el virus no las afecte, esta es una importante parte que defiende a nuestras palomas contra las infecciones virales.
La medicina natural antí patógena es multidimensional; a menudo contiene docenas de substancias llamadas bioquímicas. No todas son activas, pero muchas de las bioquímicas no activas trabajan para incrementar la efectividad de las activas y ofrecen combinaciones entre ellas multiplicándose en miles, presentando una complejidad que hace muy difícil que trabajen los microorganismos (patógenos) alrededor. Cuando combinamos algunos ingredientes naturales, las combinaciones de componentes son cantidades incontables. Debido a su compleja conformación, las medicinas naturales pueden atacar patógenos en muchos frentes al mismo tiempo. Esto por su complejidad provee un obstáculo efectivo para trabajar en tándem con nuestras palomas y su sistema inmunológico.
 
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one